1.jpg

Guadalcanal vive un nuevo Carnaval

#Festejos 14/02/2018

Tal vez el Carnaval no sea la fiesta más representativa de Guadalcanal y tal vez su tradición chirigotera se perdiera con los tiempos modernos. Pero de lo que no cabe duda es que ese último fin de semana antes del comienzo de la cuaresma, este pueblo se pone su mejor tipo y se echa a la calle a disfrutar de la fiesta del disfraz, el cántico, la música y la alegría.

Amenizado desde el viernes por la mañana gracias al pasacalles matinal de la guardería La Luna (el del Colegio quedó suspendido ante la previsión de mal tiempo), por la tarde los abuelos y los niños fueron los protagonistas de un encuentro intergeneracional con el carnaval de fondo celebrado en las instalaciones de la Residencia de Mayores Hermana Josefa María. Hasta allí acudió el animador Antoñito que hizo las delicias de niños y grandes. A continuación, los pequeños se trasladaron en pasacalles hasta la carpa instalada en la Plaza de España como en años anteriores, donde una vez más Antoñito hizo disfrutar a los niños con sus juegos infantiles revestidos de magia e ilusión.

El sábado dio comienzo el “carnaval grande” con el tradicional pasacalles que se iniciaba en la plaza y que recorría las calles céntricas del pueblo para desembocar de nuevo en el lugar de origen. Dicho pasacalles estuvo animado en todo momento por la Charanga Los Fuellaores, y en él participaron numerosos números que llenaron de color y alegría las calles de Guadalcanal.

Una vez de regreso a la plaza, los grupos que lo desearon participaron en el concurso de disfraces, que como cada año premia al mejor disfraz, al más original y al mejor artilugio.

Los premios correspondieron a:

-  Cuando el cine era cine, el de mejor disfraz

- Piscineras de El Coso, el de más original

- Parto en tiempos de guerra, el de mejor artilugio

El fin de fiesta corrió a cargo de DJ Mawi quien animó una carpa llena de participantes que vivieron una magnífica velada de carnaval.

El carnaval guadalcanalense no murió el sábado como antiguamente, sino que contó, un año más con la recuperación de una vieja tradición como lo es el entierro de la sardina. Un entierro en el que participó Proyecto Ribete y, como no, la Asociación de Mujeres Hamapega, presentes también en la chocolatada de la inauguración de este carnaval, el mismo viernes.

Una vez enterrada la sardina si que se procedió a clausurar el Carnaval, de nuevo en la plaza, con servicio de bar en la carpa y con la música de DJ Dávila.

En un ejercicio de transparencia el Ayuntamiento de Guadalcanal ha facilitado los datos relativos al coste de este carnaval que suma un total de 3.230 euros.