La Cruz de Lampedusa estará en Guadalcanal el 28 de enero

24/01/2020

Redacción Información Guadalcanal


   La Cruz de Lampedusa del papa Francisco va a estar en la Archidiócesis de Sevilla entre el 15 de enero y el 1 de febrero, recorriendo parroquias, centros diocesanos, hermandades y sedes de congregaciones religiosas, y entre ellas la Parroquia de Santa María de la Asunción, de Guadalcanal.

   El papa bendijo en 2014 esta cruz que ha sido realizada con trozos de pateras naufragadas en el Mediterráneo, con la intención de que recorra el mundo como signo de fraternidad y acogida entre todos. Estos días se encuentra de tránsito en diversas diócesis españolas, y desde Málaga será trasladada a Sevilla, donde la Delegación de Migraciones ha organizado un programa de actos en todas las vicarías diocesanas.

   El periplo de esta cruz se ha iniciado este pasado miércoles y llegará a Guadalcanal el día 28 de enero, siendo el nuestro uno de los cinco pueblos que visite dicha cruz, junto con Guillena, San Juan de Aznalfarache, San José de la Rinconada y Dos Hermanas.

   Todo un acontecimiento, además de un privilegio, para nuestra localidad y su comunidad religiosa que pondrá a Guadalcanal en el centro de todas las miradas durante un día.

   Esta cruz, realizada por el artista Francesco Tuccio y que se construyó para honrar a los más de 300 fallecidos en el naufragio de 2013 frente a la costa italiana, se convirtió en el símbolo del drama de la inmigración cuando el Papa Francisco la bendijo y la utilizó como báculo en su visita a lampedusa. Ha llegado a estar expuesta en el British Museum y, tras recorrer toda Italia, lleva meses llegando a varios rincones de España.

   La iniciativa se llama Viaje de La Cruz de Lampedusa y busca transmitir un mensaje de “solidaridad y paz entre las ciudades, comunidades, parroquias y culturas”. El proyecto ha sido promovido por la fundación Casa del espíritu y de las
artes que desde hace años trabaja en Milán en el ámbito cultural y de la música como "instrumentos de servicio a los estratos más débiles de la población, en particular de los niños y los jóvenes que viven en situaciones de grave dificultad social".

   Los organizadores quieren que la cruz sea una especie de “estafeta espiritual” para que pase de comunidad a comunidad deteniéndose en las parroquias que querrán acogerla, para ser hospedada definitivamente tras su largo recorrido en la Iglesia de San Esteban en Milán. Además quieren que esta cruz se convierta en “huella permanente de una memoria que no debe esaparecer”.

lampedusa II